errores de diseño de logotipos - header

9 errores de diseño de logotipos y cómo evitarlos

Diseñar un logotipo para tu negocio es como contratar a un abogado para que hable por ti en un juicio.

El abogado trabaja en tu nombre para presentarte ante el tribunal de la mejor manera posible. Te presenta, explica de qué se trata y convence a un jurado de que eres la mejor versión de ti mismo. Lo mismo ocurre cuando diseñas un logotipo. Después de todo, habla por tu negocio, sirve como abrebocas de tu marca para tus clientes y representa lo que hace tu empresa. Y, al igual que querrías que el mejor abogado te representara en un juicio, querrás que tu logo quede bien desde la primera vez.

Aunque muchos de nosotros no hayamos tenido la desafortunada experiencia de sudar la gota gorda en un tribunal, todos sabemos lo importante que es causar una primera impresión y tratar de agradar a la gente. Cuando diseñas un logotipo, hay 9 cosas que debes evitar para que esa primera impresión sea buena!

1. Ir a ciegas

Eres dueño de un pequeño negocio: nadie espera que seas también un artista. Dicho esto, debes hacer tu tarea antes de comenzar a crear tu logotipo.

Un logotipo fotográfico de alta calidad tendrá prácticas de diseño diferentes al de una empresa de construcción, al igual que un escritor independiente de una corporación financiera. Si no te fijas en lo que hacen tus competidores, te perderás tanto las normas de la industria como las posibles ideas para tus propios diseños.

Mira lo que otros han hecho antes que tú para tener una idea de hacia dónde te diriges. Puedes familiarizarte con los logotipos de algunas empresas de alto rendimiento en tu campo, o explorar una lista de logotipos generales hasta que veas que algo te atrae.

2. Solo piensas en las tendencias

tendencias de logos 2020

A medida que investigas, encontrarás todo tipo de tendencias de diseño que parecerán súper emocionantes, y es posible que sientas la tentación de aplicarlas todas a tu nuevo logotipo.

Esto puede ser un gran error.

Las tendencias tienden a convertirse en clichés en menos del año, y la última asociación que deseas que la gente tenga con tu negocio es que está desactualizado y de mal gusto.

Por otro lado, el logotipo de tu empresa debe ser atemporal, porque un logotipo que parece actual le dice a tu audiencia que tu empresa es relevante. Esto no quiere decir que debas evitar las tendencias por completo. Sin duda, hay tendencias de diseño de logotipos que ayudarán a que tu logotipo se destaque y sea una marca única en el mundo. Sin embargo, muchas de las tendencias que pueblan la industria del diseño se desvanecen rápidamente después de sus primeros quince minutos de fama, así que trata de discernir entre lo temporal y lo que está aquí para quedarse, antes de volverse favorable a la tendencia.

3. Abrazar el desorden

A veces, tendemos a aferrarnos a las cosas incluso cuando no las necesitamos, pero este es un instinto contra el que debes luchar absolutamente al diseñar tu logotipo.

Mientras navegas por el mundo de los elementos de diseño de logotipos, es posible que te apegues a una paleta llena de colores o a una familia entera de fuentes, ¡y eso es genial! Sin embargo, no todos deben estar en tu logo. Simplicidad = efectivo, desorden = confusión para tu audiencia.

El logotipo de tu empresa debe incluir el nombre o las iniciales de tu compañía, un icono, una fuente o dos y tres colores como máximo. Así mismo.

Aparte de un eslogan, no hay nada más que incluir en tu logo; ni siquiera pienses en molestarte con símbolos de marcas como ‘™’ o un copyright. Recuerda que si un logotipo está demasiado cargado, le restará valor y alejará a los clientes.

4. Olvidar a tu audiencia

¿Qué tiene que ver tu audiencia con el diseño de tu logotipo?

Todo.

Como dijimos anteriormente, se supone que tu logotipo debe intrigar a tu audiencia y hacer que te vean de la mejor manera posible. No tenerlos en cuenta al diseñar tu logotipo es como olvidar incluir las uvas en una botella de vino: acabarás con algo inútil.

¿Suena esto extremo?

Bueno, imagina que quieres contratar una compañía de entretenimiento para la fiesta de cumpleaños de tu hijo. Has escuchado grandes cosas sobre ellos, así que los buscas en línea y descubres que su logotipo luce una lápida sobre un fondo negro. ¿Cuáles son las posibilidades de que todavía quieras contratarlos? Es justo lo que pensé.

Siempre hay que tener en cuenta al público en cada parte del proceso de diseño del logo, para poder crear un logotipo que los atraiga en lugar de ahuyentarlos.

5. Elegir fuentes al azar

Si tu logotipo no tiene un icono, significa que lo primero que tu público seguro mirará (y juzgará) será el texto.

Uno de los mayores errores que cometen las personas con su texto es elegir la primera fuente que ven, sin poner ninguna intención real detrás de ella. Las tipografías transmiten significado, y querrás que ese significado se llegue a tus clientes, ya sea para decirles que tu negocio es elegante y sofisticado o amigable y con los pies en la tierra.

Además, puedes optar por incluir un eslogan en tu logotipo que utilice una tipografía diferente al texto principal, y eso está bien. Sin embargo, hay varias formas de NO combinar tipografías, así que asegúrate de familiarizarte con las fuentes que van juntas antes de decidirte por una combinación de tipos de letra.

6. Lanzar colores al lienzo

Al igual que con las tipografías, los colores en tu logotipo le transmitirán a tu audiencia un mensaje sobre tu marca. Por mucho que estés encariñado con tus púrpuras o tus marrones, no es razón suficiente para aplicarlos a tu logo.

Volvamos a nuestro error de audiencia (#4): ¿Por qué la idea de un logotipo negro para una empresa de entretenimiento infantil te desanimó inmediatamente?

La respuesta es que los colores tienen su propia psicología, ya sea que seamos conscientes de ello o no. Los azules transmiten serenidad y sofisticación, los rojos transmiten pasión y energía, mientras que los negros ciertamente no transmiten una diversión alegre y estupenda. Además, como se mencionó anteriormente, debes limitar tus combinaciones de colores a tres como máximo (como negro, blanco y un tercer color que se destaque).

Demasiados colores darán como resultado un logotipo desordenado, mientras que dos o tres crearán un diseño limpio y nítido.

7. Usar el archivo incorrecto

Un archivo de alta calidad puede marcar la diferencia entre un logo que es ignorado y uno que es reconocido.

Una vez que lo tengas, querrás poner tu logo en todas partes, lo que a menudo significará redimensionarlo para que se ajuste al contexto en el que se encuentra. Desafortunadamente, las imágenes pixeladas y los JPEG no lo cortarán, ya que al cambiar el tamaño de estos archivos tu logo se volverá ilegible e inútil.

Por otra parte, un archivo vectorial te permitirá cambiar el tamaño de tu logotipo cuantas veces quieras, conservando su calidad, incluso cuando quieras imprimirlo en documentos de mercancías o de negocios. También puedes usar un vector si alguna vez deseas editar tu logotipo en Adobe Illustrator u otro software de diseño.

8. Mala colocación

Aunque se trata de un error de posdiseño, puedes evitarlo por completo planeándolo de antemano.

Querrás tener tu logo en todos los lugares que conciernen a tu negocio, ya sea en la página principal de tu sitio web o en tu mercancía impresa. Sin embargo, muchas personas marcan descuidadamente con su logotipo, sin pensar en cómo se ve, un error obvio. Por ejemplo, los logotipos en el centro de una página web parecen incómodos, al igual que los logotipos que ocupan todo el ancho de una tarjeta de visita. (Sin embargo, la esquina superior izquierda de tu sitio web es el lugar ideal para un logotipo, al igual que mostrarlo en el centro de tu tarjeta de visita).

Antes de comenzar a hacer marca con tu logotipo, imagínatelo en todas partes. Prueba diferentes posiciones, tamaños y diseños y solo entonces comprométete con su ubicación.

9. Ser inconsistente

Después de diseñar tu logo y empezar a usarlo, podrías estar tentado a jugar con su apariencia.

No lo hagas.

¿Has notado que no hay ninguna imagen asociada a este consejo? Ese es un ejemplo de inconsistencia: ¡y sabemos que no parece correcto! Una vez que empiezas a hacer marca con tu logo, tienes que ceñirte a tu diseño. A medida que tu público conozca tu marca, llegarán a asociar tu logo con tu negocio y lo buscarán en el futuro. No solo eso, sino que también llegarán a confiar en ti para conseguir lo que esperan de ti, porque tu logo se erigirá como un símbolo de lo fiable que eres.

Por lo tanto, no comiences a jugar con los colores de tu logotipo ni a cambiar la tipografía para que coincida con la temporada. Confía en nosotros: tu audiencia apreciará la consistencia a largo plazo.

¡Tú decides!

Cometer errores es como aprendemos, pero tu logotipo será más efectivo mientras menos te equivoques. ¡Ahora que sabes qué no hacer, consulta nuestra publicación sobre cómo hacer un logotipo y comenzar a diseñar!